Flores de California: Bleeding Heart - Gabriela Ricciardelli

BLEEDING HEART - CORAZÓN SANGRANTE
Bleeding Heart: dolor por pérdidas afectivas
            Dolor por pérdidas, separaciones y rupturas. Para el desapego, para sanar las heridas del corazón causadas por relaciones inadecuadas.


          - Nombre Botánico: Dicentra formosa.
- Nombre en español: Corazón sangrante o  Corazón de la Virgen.
- Familia: Fumareáceas
- Color: lila
- Chakras: cardíaco, solar y basal
- Grupo: Vida afectiva



La Dicentra Formosa es una planta herbácea que forma una mata de 70 cm. de altura, vivaz, con follaje verde azulado, muy atractivo, de aspecto plumoso, como los helechos. Florece profusamente a fines de primavera y en verano, con pequeñas flores de color rosado, blanco o violeta. Crece silvestre  en bosques sombreados, por lo general de pinos, sobre la ladera de montañas y en valles, a orillas de manantiales y riachos  que van salpicando de agua sus flores de manera constante. La imagen de su flor, en forma de corazón que se encuentra goteando permanentemente el agua que recibe, evoca a un corazón sangrante.

LA ESENCIA FLORAL:
  • Es útil para el proceso de muerte o separación. Para aceptar las pérdidas de seres amados.
  • Dependencia emocional, posesividad, simbiosis y atadura patológica.
  •  Tendencia a formar relaciones basadas en el miedo a la soledad o en la posesividad.
  • Ataduras emocionales de las que no se pueden despegar.
  • Para personas dependientes, inseguras, egocéntricas, posesivas y absorbentes en sus vínculos afectivos con poca tolerancia a la frustración.
  •  Potencia la verdadera capacidad de amar en forma incondicional; libertad emocional.
  •  Su función es liberar las emociones simbióticas, trabaja el desapego,  la seguridad y la libertad en el amor. Ayuda a superar los dolorosos desencantos. Se considera sanadora del amor y otorga la capacidad de sobreponerse a relaciones enfermizas. Enseña a no depender de los otros y a vivir el amor en libertad.
  • Actúa sobre el chakra cardíaco por lo que ayuda en los trastornos y problemas físicos del corazón, regulando la presión sanguínea y los desarreglos menstruales tras una pérdida emocional. También alivia los problemas circulatorios.
  • Mejora patologías psíquicas producto de relaciones simbióticas. Actúa sobre el asma y la epilepsia. Favorece la asimilación de la vitamina E y de minerales.
  • Estimula energéticamente el chakra basal, el solar y el chakra corazón.
Gabriela Ricciardelli