Libertad - Bert Hellinger

LIBERTAD
Por Bert Hellinger

Libre es aquel que sabe transformarse. Y sólo sabe transformarse quien es capaz de desprenderse y de seguir la próxima gran marcha hacia lo desconocido, aceptándola con buena voluntad. ¿Pero cómo sabemos si esa marcha, en caso de seguirla, tiene continuidad? Sólo si experimentamos que lo que nos mueve es algo dirigido, intencionado y cobijado, por algo distinto que nos supera con creces.
¿Cómo podemos experimentarlo? Si nos abandonamos a él sin reservas. Sin reservas quiere decir valiente, quiere decir sin saber, quiere decir avanzar hacia una oscuridad sin vacilar y sin tener garantías.

¿Qué significa esa libertad? Libertad de lo que se opone al cambio; libertad de aquellos que quieren retenernos; libertad del temor a lo que puedan pensar, decir y quizás incluso hacernos lo que se quedan detenidos. Esa libertad es valiente sin mirar atrás; al caminar hacia adelante es entrega. Porque ya no somos nosotros quienes determinamos la dirección, sino que ella está determinada por lo que nos conduce. Pero tampoco eso puede ser libre en nuestro sentido habitual. También esa entrega se debe a la voluntad y al sostén de algo más grande.